COLOMBIA - Se llegara a 4000 toneladas de miel al cierre de 2019

Internacionales 09 de mayo de 2019 Por
En Colombia, el 90% de los apicultores tiene apiarios tipo, es decir, aquellos que poseen en promedio 20 colmenas.
Fabio-Diazgranados-presidente-Fedeabejas.
Fabio Diazgranados, presidente de Fedeabejas

Las abejas juegan un papel importante en el desarrollo de los ecosistemas. Hacen parte de la familia de los insectos, y la construcción de su reino es muy organizada. Además que gracias a la miel, se ha creado toda una industria que solo este año, con nuevas medidas en el cuidado de los animales, pretende llegar a 4.000 toneladas de miel.

Cada abeja tiene una función específica. Primero está la abeja reina, su principal tarea consiste en poner huevos y las abejas obreras se encargan de alimentarla. Las celdas que son construidas por las reinas son llamadas realeras y su tamaño es mayor al de las demás. Esas larvas son alimentadas con jalea real con el fin de que sea fértil y su tamaño las diferencie de las abejas normales. Cabe señalar que tan solo una abeja reina puede habitar una colmena.

Una vez ha nacido, la reina es fecundada por los zánganos para que en el transcurso de su vida deposite huevos en las celdas a fin de que nazcan nuevas abejas obreras.

La abeja reina puede tener un periodo de vida de hasta cinco años y es respetada por el resto de la colmena. Son sustituidas de forma natural entre la misma colmena.

Le siguen los zánganos y las obreras. Los primeros nacen de huevos sin fecundar, son más robustos que las abejas obreras y su función principal es fecundar a la abeja reina.

De otro lado, las obreras, a diferencia de las demás, son las encargadas de hacer el resto de labores. Desde su nacimiento, pasa por los diferentes eslabones de la cadena: hacen cera, limpian, alimentan, vigilan, y recogen néctar y polen.

Adrián Barrera, gerente de Apiarios Adrián Barrera, afirmó que el papel de las abejas dentro del ecosistema “son de vital importancia ya que nosotros como planeta, dependemos de ellas, polinizan cerca del 75% de la producción mundial de alimentos. Cuando se escasea el número de abejas, la productividad baja, además se nota en la calidad de los productos, pues los frutos tienden a nacer deformes y con un peso menor”.

Por su parte, Fabio Diazgranados, presidente de Fedeabejas, afirma que en Colombia, el 90% de los apicultores tiene apiarios tipo, es decir, aquellos que poseen en promedio 20 colmenas. “No hay apicultura intensiva en el país, son contados los que son grandes apicultores, aquellos quienes tienen más de 500 colmenas. En Colombia se hace apicultura campesina, conjuntamente con otras actividades del campo, eso forma parte de lo que significa el gran complejo agrícola del país”.

Ahora bien, en 2018 murieron 2.500 colmenas en el país, por lo menos esa fue la cantidad reportada por los apicultores, el gremio afirma que pudo ser una cifra mayor. Los municipios más afectados fueron Córdoba, Valle del Cauca y Meta. Aquí surgen dos inconvenientes: el primero es que no todos los apicultores están registrados por la actividad económica que ejercen y eso ocasiona que no hay una radiografía exacta de la apicultura en el país. Además, el sistema actual para reportar las cifras de muerte de abejas es un poco complejo para quienes hacen parte de este eslabón.

El segundo problema que se detecta a raíz de la muerte de estas colmenas es el uso de insumos agroindustriales en los cultivos aledaños a las colmenas.

Lennis Paola Camargo, gerente de Apiarios El Yarumo, afirmó que estos hechos son consecuencia del uso inadecuado que se le ha venido dando a los agroinsumos. “Esto tiene varios factores, entre ellos, el desconocimiento por parte de los campesinos sobre las cantidades que deben ser aplicadas a los cultivos a fin de controlar los cultivos de su predio. Eso repercute en la calidad de vida de las abejas de forma directa”.

El sector apícola cree que se debe ampliar el espectro. La apicultura genera casi 3.000 empleos directos y 6.000 indirectos. Además, es una labor que puede ser desarrollada en conjunto con otras actividades del campo. Lo importante es cercar muy bien la zona donde ubique el apiario a fin de garantizar la seguridad del entorno, en especial si tiene animales a una distancia corta.

El proceso de la apicultura local

instalación de las colmenas
La colmena de Langstroth es la más utilizada. Consta de varias piezas en el siguiente orden de abajo hacia arriba: banco o soporte, pisquera, cámara de cría, excluidor de reina, alza de miel, entretapa y techo. Se recomienda que haya una distancia de dos metros entre las colmenas.

Construcción del panal
Las abejas constructoras consumen grandes cantidades de alimento para luego colgarse entre ellas por 24 horas en el lugar donde se construirá el panal. Luego, aparecen con unas escamas en su cuerpo, las moldean con sus mandíbulas y así comienzan a construir el panal.

Introducción de la abeja reina
Suelen hacer un cambio natural de la abeja reina. Sin embargo, en el mercado también se consiguen abejas reina jóvenes desde $50.000 para aquellos que quieran iniciar un apiario. Van dentro de una caja comestible para las obreras a fin de simular un nacimiento y no alterar el orden.

Operculado, sellando celdas
Una vez son insertados los huevos en las celdas, las abejas obreras los alimentan y para mantener la temperatura, cierran cada una de las celdas, a este proceso de le llama operculado. Cuando las abejas deciden romper o retirar el opérculo, esta acción recibe el nombre de desoperculado.

Producción de miel de abejas
Van a las flores y recolectan néctar, para que se convierta en miel, lo trae a la colmena, lo pasa de boca en boca a otras abejas y en ese traspaso, las abejas le agregan encimas, lo depositan en las celdas y empiezan a deshidratarlo para que ese néctar se convierta en miel madura.

Ahumador para revisión
Se recomienda hacer una inspección a cada colmena por lo menos cada 15 días. Los apicultores utilizan ahumadores para distraer a las abejas, ellas creen que hay un incendio en su colmena y en vez de atacar, recogen miel para emigrar. Así logran hacer una revisión más profunda de los apiarios.

Extracción de la miel del panal
Recolectan la miel de panales sellados con miel madura. Observan cuáles marcos están listos y una vez son seleccionados, se apartan las abejas del marco y de inmediato este es transportado a un espacio interior en donde no exista la posibilidad de que entren abejas u otros insectos.

Producto final es comercializado
Utilizan una herramienta especial para quitar la cera del marco. Luego, ponen los marcos en el extractor de miel, un dispositivo que utiliza la fuerza centrífuga y de esta forma es recolectado el producto. El paso a seguir es envasarla en los frascos y está lista para ser distribuida y consumida.

El desarrollo de la industria apícola es fundamental para la agricultura. Las abejas son insectos cuya organización dista de la de otros reinos, además, tienen la capacidad de fabricar distintos productos como: miel, jalea real, polen, propóleo entre otros.

la colmena news - LAdy Zambrano

Fabio Diazgranados, presidente de Fedeabejas, habló con Agronegocios sobre el estado de la apicultura en el país y las proyecciones que tienen. Además, dio un panorama sobre el estado del país en cuanto a resguardo de más de 20.000 especies .

¿Qué tipo de abejas componen los apiarios?

En su mayoría, abeja africanizada, que es un híbrido de un cruce que se hizo en Brasil en el que se intentó tomar la mansedumbre y las características de la abeja europea y la resistencia y productividad de la abeja africana. Se buscaba un ejemplar más fuerte, poderoso y rentable para el negocio apícola en el país y eso fracasó. Nos quedamos con el híbrido africanizado que en mi concepto, nos ha traído más efectos negativos que positivos en la apicultura.

¿Cuántas especies hay?

En el mundo hay 20.000 especies de abejas. En Colombia, tan solo 600 han sido identificadas. La mayoría son abejas solitarias. Las otras son de tipo apis melifera, además de las abejas nativas que llevan años aquí.

¿Cómo se mueve el negocio?

Ha venido en constante crecimiento. Siempre ha tenido un desarrollo, no como el que quisiéramos, porque estamos en 10% de nuestro potencial. En Colombia cabe, fácilmente, una producción de un millón de colmenas y solamente hay 112.437 colmenas a corte de 2018.

¿Cuál es la producción?

No es significativa en términos macroeconómicos, pero en términos para los apicultores, sí es un muy buen negocio. Hay un ingreso importante y una actividad en crecimiento.

agro_abejas_p10y11_web

FUENTE: Diario La Republica - Maria Paula Aristizabal Bedoya

Te puede interesar